Artículo: El ascenso de Skywalker y de este carro yo me descenso

Artículo: El ascenso de Skywalker y de este carro yo me descenso

El ascenso de Skywalker es el gran evento de Star Wars de 2019 porque es el cierre de una trilogía, una despedida de los personajes que nos han acompañado desde El despertar de la Fuerza y el (por fin) cierre de la Saga Skywalker que llevamos arrastrando desde la trilogía original donde, seamos sinceros, ya se cerraba. Las precuelas sirvieron para dar un bagaje político que las TO no posee de forma explícita más allá de los paralelismos que George Lucas ha confirmado con la Guerra de Vietnam y el Nazismo.

El contexto de esta trilogía es un magnífico paralelismo con la situación política no sólo en España, sino en general, pues el auge de los neonazis, fachas y demás inmundicia está a la orden del día. Según el canon establece (muy resumido a lo bruto), cuando el Imperio de Palpatine fue derrotado fue confinado por la Nueva República a los límites del Borde Interior por el Concordato Galáctico, una suerte de Transición donde los remanentes del Imperio se dispersaron por la Galaxia hacia el Borde Exterior y las Zonas Desconocidas donde, como vemos en The Mandalorian, reinan como poco más que señores de la guerra en sistemas que no le importan a la Nueva República, pero siguen manteniendo la iconografía decadente de un Imperio Fragmentado.

Integrados en la política del Senado de la NR, había «nostálgicos del Imperio» que en secreto apoyaban a una fuerza paramilitar que campaba a sus anchas por la Galaxia llamada Primera Orden, que, curiosamente, estaba integrada por antiguos miembros del Imperio de Palpatine y por descendientes de estos como es Armitage Hux, hijo del almirante imperial Brendol Hux que básicamente adoctrinaba cadetes desde niños para una suerte ejército de élite. Y como vemos en Star Wars: Resistance, la Primera Orden usa el engaño y la extorsión para ganar posiciones en silencio mientras la NR mira a otro lado. Por esto es que Leia, como vemos en la novela Bloodline de Claudia Gray, forma la Resistencia con el fin de prepararse para cuando todo estalle. Pero como suele ocurrir, es más fácil responder a lo ocurrido como la Rebelión que prepararse por lo que todavía no lo ha hecho y la NR le deniega el apoyo.

En el cómic The rise of Skywalker: Allegiance vemos que los antiguos aliados de la Rebelión no quieren tomar partido en este conflicto y que la Primera Orden ha aprendido del Imperio y no deja supervivientes si sospecha que has ayudado a la Resistencia. El mismo Hux dice “hemos aprendido del Imperio” cuando le espetan que ellos son neutrales y que el Imperio respetaba eso. Es decir, se han alzado de las cenizas de un Imperio decadente con el tiempo suficiente para armarse y analizar qué hicieron mal en el pasado.

Y en este contexto es donde tiene lugar las nuevas películas. El despertar de la Fuerza y Los últimos Jedi encajan a la perfección aquí, no así El ascenso de Skywalker. Pero antes, ¿dónde nos dejaba Los últimos Jedi?:

  • Luke tras haberse recluido del mundo y de la Fuerza, ha regresado y con su sacrificio ha salvado a la Resistencia para luchar un día más.
  • Finn ha aprendido a mirar más allá de su propio culo y se ha comprometido con la Resistencia, no sólo con salvar Rey.
  • Rey ha admitido que sus padres la abandonaron y que en lugar de buscar padres donde no los va a encontrar, ella es la persona a la que debe mirar para avanzar. Rey no es nadie, es su propia persona.
  • Leia ha dado el primer paso para que Poe la releve tras aprender que las decisiones tienen consecuencias.
  • Kylo Ren ha matado a Snoke y asumido el mando de la Primera Orden tras ser rechazado por Rey. Sigue intentando que el Lado Oscuro le consuma, pero ya no imita a Vader, ahora es su propio villano.
  • Hux ha pensado en matar a Kylo Ren, más de una vez, sabe que él ha matado a Snoke y que por su culpa la Resistencia no ha sido aniquilada en Crait como debería haber pasado.
  • La noción de Jedi y de Sith es cosa del pasado y, de hecho, la negligencia y egocentrismo de los primeros permitieron el auge del Imperio, como la Nueva República permitió el de la Primera Orden.

Sólo en esos siete puntos ya hay un material maravilloso para un cierre de saga increíble. Pero… tuvimos El ascenso de Skywalker. A partir de aquí habrá spoilers así que si queréis saber mi opinión sin ellos, aquí está mi reseña en Letterboxd.

[SPOILERS]

Portada de «El arte de El ascenso de Skywalker» de Planeta Cómics.

Una vez ves la película tienes muy claro que JJ Abrams quería hacer su trilogía y la ha hecho a toda costa. He visto que se ha criticado a Los últimos Jedi porque «no respeta lo establecido por El despertar de la Fuerza», pero en realidad es que Abrams, como siempre, presentó muchísimas preguntas que pasó de responder y Rian Johnson les dio una respuesta:

  • Rey no es hija de nadie importante.
  • Snoke muere porque el foco debe ser Kylo Ren en oposición a Rey.
  • Luke no quiere saber nada de la guerra pues la culpa le come.
  • Los Jedi no son seres de luz, sino que se les venera como tal por gente que no los conoce.
  • La Fuerza no pertenece a nadie, menos a un linaje (o dos).

Además, planteó lo obvio: siempre hay alguien que se enriquece cuando la gente muere en las guerras. Lo más oscuro y perverso de la humanidad no está en el frente, sino en los que se llenan los bolsillos con la sangre de los que se matan entre ellos.

¿Qué hacen Abrams y Terrio con todo esto? Desecharlo como si no hubiera existido para finalmente hacer dos películas en una que no se sostiene por sí misma. Una diferencia enorme entre este y su anterior episodio es que no Abrams no sabe cómo hacer una película coral.

En el VII poco más que equilibra a Rey y a Finn, pero sin rastro de Poe o apenas Kylo Ren para desarrollar. En esta el foco es Rey y algo Kylo Ren, pero el resto de los personajes sólo van dando bandazos detrás de Rey persiguiendo el Mcguffin de turno. Personajes como Hux o Rose están desaparecidos totalmente y el caso de Rose Tico es el más sangrante porque es sustituida por el amigo de Abrams, C3PO y una marioneta. Sus intervenciones se resumen en «me quedo aquí tranquila sin molestar y si me preguntáis diré alguna obviedad».

Hux ahora es un espía para la Resistencia porque odia a Kylo Ren y quiere verlo caer, aunque eso destruya la Primera Orden… en fin. Su evolución lógica era la de usar la información que posee y su posición como segundo al mando de la PO para alzar un motín contra Kylo Ren, al que la gente teme, pero no traga. Y expulsar a Kylo Ren de la PO podría ser el primer paso para su redención. El motín, además, bien podría ser contado en los créditos iniciales y abrir con la huida de Kylo Ren tratando de llegar a Rey en busca de refugio porque es la única persona de la Galaxia con la que siente alguna conexión.

Hablando de Rey, ahora es nieta de Palpatine y no quiero saber cómo ha ocurrido eso porque a ver, hagamos números:

  • El episodio VII ocurre 30 años después de la «muerte de Palpatine» en el VI.
  • Rey tiene 19 años en el VII, por lo que nació 11 años después del VI.
  • Si tomamos las edades de los actores que hacen de Rey y de sus padres en su flashback, la madre tendría 26, el padre 30 y ella 8 años.
  • Ahora, no sabemos cuál es el Palpatine de los dos, pero esto comporta que de ser ella, habría nacido 7 años antes del VI y él 11 años antes. Esto nos llevaría a que nacieron antes del episodio IV, pero bien después del III. Algo que jamás se ha mencionado.

Vamos, que sale de ninguna parte porque «Star Wars rima», ya, pero El ascenso de Skywalker lo hace como mucha poesía moderna: sin naturalidad. Y esto es la primera muestra de que Abrams ha tratado de borrar muy fuerte el episodio VIII y el trabajo de los implicado en él como si fuera una rabieta con una lista donde ir marcando casillas.

Durante toda la película la dicotomía Sith o Jedi, Bien o Mal, nunca ha sido tan fuerte como ahora. La Resistencia no importa ni tampoco la Primera Orden, sólo los usuarios de la Fuerza.

En todas las producciones de Star Wars los usuarios han sido importantes e incluso decisivos, pero siempre han tenido alrededor gente común sin la que no podrían seguir adelante. En Rebels Kanan y Ezra no serían nada sin la tripulación de la Fantasma. En The Mandalorian «Baby Yoda» no sería nada sin el Mando o Cara Dune. En Clone Wars los Jedi no valen mucho sin los clones y los militares que luchan junto a ellos. Es decir, que los usuarios de la Fuerza no son nada por sí mismos, sólo personas con dones. Los pocos usuarios que vemos en solitario acaban mal como es Maul en Rebels. En resumen: nunca han sido el foco como seres mágicos y centro de la narrativa, sino parte de ella.

En El ascenso de Skywalker los Jedi dejan de ser un culto religioso autoritario y necio para ser la representación de la luz, el mismo concepto que sólo hemos conocido de boca de ellos mismos o de las historias que ellos transmitían; pero ser Jedi es ser justo y altruista, como los sacrificios de Kanan, Ahsoka y Luke con vistas a un futuro floreciente.

Rose Tico en «El ascenso de Skywalker».

Por culpa de esa fijación con contentar a los fans que acosaron a Kelly Marie Tran por Rose Tico su personaje ha sido eliminado de la película a pesar de que la actriz dijo en una entrevista antes de ver la cinta final que estaba emocionada porque viésemos sus escena con Rey que… bueno, no están. Esto es una forma indirecta de decirle a todos esos acosadores que se les tiene en cuenta y que su opinión importa tanto de parte de los directores como de la propia compañía que tampoco apoyó a Johnson cuando fue atacado.

Este episodio es un insulto al personaje de Rose (y a la actriz), pero también lo es al trabajo de Rian Johnson al hacerle un retcon de manual a su película tratándola como de irrelevante para arriba hasta el punto de mofarse y soltar puyas a su trabajo. Algunos ejemplos son cuando Rey va a lanzar el sable de Anakin y el fantasma de Luke le dice que hay que respetar el arma de un Jedi o cuando mencionan la «maniobra Holdo» en una lamentable mofa de bar.

Mientras que matar a Han Solo de una forma nada ceremoniosa en El despertar de la Fuerza era valiente para la saga, así como que Rey fuera la sensible a la Fuerza, aquí Abrams no sale de una zona de confort donde nada de lo que ocurre importa (demasiadas veces). En una escena (mal editada) vemos que Rey mata a Chewie en lo que podría haber sido un escalón hacia el Lado Oscuro y la forma de acercarla a Kylo Ren, terminan por ser gases porque vemos al wookie vivo a las dos escenas. Lo mismo ocurre con el borrado de memoria de C3PO que lo venden como algo desesperado que no tiene vuelta atrás, pero R2D2 le devuelve la memoria hasta el punto en que comienza la película. Y así podemos seguir con Rey y Kylo Ren.

Y es que es una película muy cómoda, vacía de contenido que es poco más que un anuncio de juguetes muy largo con un tercer acto salido de un juego tipo El poder de la Fuerza que trata de emular la profecía del Elegido de Harry Potter y el magnífico tercer acto de Endgame, pero sin el carisma de ninguna de las dos. Y es que no pongo esos ejemplos por ponerlos, porque el «soy todos los Sith»/«soy todos los Jedi» es un reflejo del icónico «soy inevitable»/«soy Ironman».

Si hablamos de calidad narrativa, de entrada, peca de lo mismo que el episodio VII: pasan demasiadas cosas; pero en esa también servía para desarrollar a los personajes o al menos presentarlos, pero aquí impide que asimiles lo que está pasando y que no haya espacio para que nadie exprese cómo se siente.

Quizá debido a esto, la mayoría de los personajes se sienten fuera de personaje, Poe recuerda a una suerte de Han Solo y Rey está irreconocible siendo egocéntrica sin pensar en los que la rodean. Rey es impulsiva e impaciente, pero todo lo que hace es para ayudar, ¡leches!, que en el VII rechaza un montón de raciones o abandona Jakku sólo para ayudar a un droide al que no conoce de nada. Finn vuelve a gritar «Rey» cada vez que la pierde de vista y Leia… contexto aparte, quizá ni siquiera tendría que haber estado, pero desde luego ni de lejos tanto para tener una muerte tan anticlimática e inútil.

Por otro lado, hay multitud de decisiones que salen de ninguna parte como el regreso de Palpatine que se nos cuenta EN LOS MALDITOS CRÉDITOS INICIALES DEL PALO «PUES LOS MUERTOS HABLAN Y NO ESTÁN MUERTOS». Es algo tan vago y ridículo que no sé cómo algo así puede pasar el corte final. Y bueno, la inclusión de la Orden Final es el colmo de los colmos pues es un ejército que sale de la nada y tan pronto aparece la Primera Orden se desvanece porque sí.

Jana, nuevo personaje de «El ascenso de Skywalker».

Hablemos de nostalgia

La inclusión de Lando Calrissian es poco más que anecdótica, pues no aporta nada más que cubrir un sol perfecto para Rose al final de la película. Es puro fanservice como que Rey conserve la partida espada de Anakin o que Kylo Ren recupere su casco. Pero los dos momentos más bochornos en esta película deben de ser la medalla que Maz Kanata le entrega a Chewie, medalla que aparece de la nada y que no significa nada para él treinta años después y menos cuando Leia, la única vieja amiga que le queda, acaba de morir. Pero el más sangrante es el final, el regreso a Tatooine donde Rey entierra los sables de Anakin (para Abrams es de Luke) y Leia en la granja de los Lars; esa granja que para Anakin significa la muerte de su madre, la inacción de los Jedi ante ello y el odio que siente hacia el planeta. Para Luke es el recordatorio de que el Imperio quemó vivos a sus tíos y que él deseaba salir de Tatooine. Para Leia… no significa nada más allá de que es el planeta donde una maldita babosa espacial la convirtió en esclava. En resumen, para ellos Tatooine no es nada positivo ni representativo de sus vidas, como si lo pudiera ser Endor o Yavin, pero para el fandom tóxico sí, para ellos es donde todo comenzó. Esto es un guiño a ellos. Por la misma, que Rey adopte el nombre de Skywalker es otro guiño y concesión a este sector porque ese apellido no significa nada para ella pues pasó apenas unos días con Luke. Más lógico sería ser Organa por Leia, seguir sin apellido, adoptar Solo por Ben o bien aceptar Palpatine ya que un tema difuso en la película es que «no importan tus padres, sólo lo que hagas tú» y, bueno, los padres de Rey hasta donde sabemos eran buena gente, así que…

 

La representación LGTBI que merecíamos…

… por pensar que iban a darnos algo. Después de vanagloriarse de que quería que nosotres también nos sintiéramos representados en El ascenso de Skywalker podría llegar a esperar algo. En su lugar tenemos un beso de fondo (fácilmente editable) de un personaje que apenas ha tenido tres frases en toda la trilogía con otro que ni sabemos quién es. Es el mismo caso de los hermanos Russo con Endgame, pero al menos ahí era un personaje que hablaba sobre ello en lugar de algo de decoración (aunque igual de editable). El caso es que eso no es representación, es escupirnos en la boca cuando estamos sedientos.

Pero para ser aún más miserable, Poe y Finn (el ship definitivo en la saga) pasan toda la película tensos entre ellos, como si hubieran tenido una discusión de pareja porque alguno le ha mentido al otro, pero han pasado cosas en la Galaxia y no han podido hablarlo entre ellos. Pero Abrams usa cada ocasión que puede, así como la inclusión de Zorii Bliss y de Jana para gritar «no homo» de forma tan indignante como cobarde.

No hay mucho más que pueda ladrar, es un terrible fanfic que Abrams y Terrio han escrito sobre una película que nunca ha sido escrita y nunca lo será. ¿Lo que más me molesta y me apena? Que todo este despropósito es canon. Ahora es canon que Luke cree que los Jedi son seres de luz, que la Primera Orden no es un reflejo del neonazismo, que Rey se apellida ahora Skywalker, que Kylo Ren ha muerto con una redención vergonzosamente construida y que este es el final de una trilogía que prometía pero que ha terminado siendo un cúmulo de malas decisiones bañadas de egoísmo.

PD: Los caballeros de Ren han resultado no ser nada más que personajes creados para vender juguetes y que molarán en el cómic The rise of Kylo Ren, pero que a lo que la película se refiere no han hecho absolutamente nada más que posar y mirar a los héroes de lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.