Reseña: Ant-man y la Avispa

Reseña: Ant-man y la Avispa

Dirección: Payton Reed.
Guion:
Chris McKenna, Erik Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer y Gabriel Ferrari.
País: EEUU.
Año:
2018
Duración: 1h 58min.
Género: Comedia, atracos.
Reparto: Evangeline Lilly, Paul Rudd, Michael Peña, Hannah John-Kamen, Michael Douglas y más.

 

Con esta película Marvel retoma una de las tramas que se pusieron en la mesa con Ant-man: Janet Van Dyne, la Avispa original, sigue viva en alguna parte del mundo cuántico. Esta será la premisa que guíe toda la película.

Nos situamos dos años después de Civil War y alrededor de una semana antes de Infinity War. Scott Lang está bajo arresto domiciliario y Hank Pym y Hope Van Dyne están a la fuga con los federales tras ellos por el uso de su tecnología en los eventos de Civil War. En estos dos años Scott ha recuperado la relación con su familia y, sobre todo, su hija. Tiene trabajo, familia y su condena de dos años de arresto domiciliario está a tres días de terminar, ¿qué podría pasar en 72h? Hank y Hope han encontrado la forma de traer de vuelta a Janet al mundo macroscópico, pero tras unos extraños sueños necesitan a Scott para completar el puzle que los lleve hasta la Avispa original.

Recogiendo el espíritu de la primera entrega, Ant-man y la Avispa vuelve a llevar al MCU al género de ladrones, pero en lugar de una película de atraco al estilo Ocean’s eleven (una heist movie), nos traslada al trepidante subgénero de las persecuciones, las traiciones y en el que varios bandos quieren lo mismo por diferentes razones. Así, esta película sigue sacando partido, como hacía su predecesora, del enorme potencial que brinda la tecnología Pym para las escenas de acción. En esta entrega el humor se vuelva más contextual y más… ¿simple?, al estilo del humor que pudimos disfrutar en Thor: Ragnarok hace ya unos meses. En mi sesión hubo momentos de auténticas carcajadas. El tono general es menos denso y con muchas menos capas que otras de las entregas del MCU como El soldado de invierno o Black Panther y más similares a las entregas más ligeras como la arriba mencionada o Guardianes de la Galaxia. Al igual que Ant-man, es una comedia muy divertida.

Marvel siempre (o casi) ha recurrido a la misma fórmula para sus villanos: personajes generalmente deslucidos con los que se acaba con una batalla final. Hay excepciones como Ultrón (La era de Ultrón) o Erik Killmonger (Black Panther) que a pesar de prometer más de lo que dan, son personajes bien construidos y con cierta profundidad. En Ant-man y la Avispa nos encontramos con una pequeña variación de ese esquema: La antagonista tiene poco más que un pasado, pero la resolución de su arco personal diverge del resto de los villanos (aunque ella es más una antagonista que una villana). La interpretación de Hannah John-Kamen (a la que conozco de Killjoys) completa un personaje desequilibrado e impulsiva en otra.

Ant-man y la Avispa es una película muy divertida que juega a preparar el terreno por lo que está por venir. Hay pequeñas miguitas sobre el futuro de los Vengadores y quizá la inclusión de la superheroína Estatura en algún momento del MCU, así como responder a la pregunta de: «¿dónde estaban Ant-man y la Avispa durante los eventos de Infinity War

Cuervo Fúnebre en las redes. Lector voraz de fantasía y ciencia ficción que pretende escribir más de lo que una vida mortal le va a permitir. Adoro las culturas antiguas y las ciencias en general.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.